Eurocit

Necessità e virtù

¿Os habéis dado cuenta? Llevamos cinco años hablando de crisis en Europa…y todavía no comprendemos nada de lo que nos está pasando.

Los titulares de los informativos hablan de prima de riesgo, aumento del paro, recortes, desahucios, cláusulas suelo, eurobonos, BCE…

Son palabras sueltas que anuncian un peligro inminente. Pero nos falta una explicación, un hilo conductor para comprender qué está sucediendo.

Claro está, al menos para Ignacio Ramonet , que para esta tarea hay que ir siempre más allá de los titulares:

 

En uno de los últimos programas de Salvados, intervenían Manuela Carmena , José María Maravall y Manuel Cruz . Al seguir sus intervenciones uno no podía menos que pensar que las explicaciones de la crisis han estado protagonizadas durante estos años por expertos(?) financieros y economistas, mientras que filósofos, juristas o historiadores han sido injusta e intencionadamente apartados de este debate.

Más adelante, leyendo Una Europa alemana, de Ulrich Beck , uno percibe que carecemos de una teoría para salir de la crisis y que apenas hay referencias a los clásicos: algunos citan a Galbraith, otros se remontan a la crisis de los tulipanes, y solo in extremis se cita La Política, de Aristóteles.

En cambio, la obra de Ulrich Beck, cuya lectura -sin que sirva de precedente- recomiendo, se apoya en una teoría (la sociedad del riesgo) y, fundamentalmente, en dos clásicos: El Príncipe, de Maquiavelo; y El contrato social, de Rousseau.

Apoyándose en conceptos elaborados por Maquiavelo en el siglo XVI como occasione, uomo virtuoso, necessitá y virtú, Beck nos explica cómo, con Angela Merkel, estamos pasando de una Alemania europea (Thomas Mann) a una Europa alemana (p.63).

Tras referirse a la “Generación Erasmus” y con ayuda de El contrato social, Ulrich Beck reclama “Más democracia para Europa”:

“tenemos, por un lado la casa abstracta de las instituciones europeas, pero sus habitaciones están vacías, y por otro lado, están los individuos jóvenes que viven Europa, pero no quieren mudarse a la casa que se construye en Bruselas para ellos” (p.86).

Publicado en http://lacomunidad.elpais.com/efurom1

Author :
Print